Reportajes

Tierra de nadie.
La Rinconada, el infierno helado

A más de 5.000 metros de altitud, resistiendo el frío y la falta de oxígeno, unas 70.000 personas sobreviven persiguiendo el sueño del oro. Es en La Rinconada, situada en el nevado de Ananea en los Andes peruanos y considerada la ciudad más alta del planeta, donde durante décadas fueron llegando hombres y mujeres improvisando una ciudad de casas de zinc entre nieves perpetuas.

Ocupación como último recurso

Familias desesperadas ante situaciones económicas imprevistas ven como pierden también sus derechos al quedarse sin una vivienda. Ante la incapacidad de los servicios sociales para ofrecerles pisos en alquiler social y no pudiendo acceder a una vivienda a precio de mercado, se ven obligados a recurrir a la ocupación como último recurso. Muchas de estas familias recurren a la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) para intentar ser realojados en una vivienda. El pasado abril la PAH de Sabadell ocupo un bloque de obra nueva de 40 viviendas situado en la calle Sant Ferran de Sabadell.

Aprendiendo un camino diferente

Situado en una de las zonas rurales más pobres de la República de Gambia, en la región de Basse Santa Su, se encuentra el Centro de Recuperación y Educación Nutricional (CREN), construido por Nutrición sin Fronteras en 2010, con el fin de tratar a niños menores de cinco años que sufran malnutrición infantil severa y educar a sus madres en nutrición e higiene durante la estancia en el centro. La educación de la mujer en nutrición e higiene alimentaria junto a su empoderamiento económico y social, pueden ser uno de los principales pilares para la reducción de la desnutrición infantil.

Microcréditos para mujeres en Gambia

El microcrédito ha permitido a millones de personas de zonas empobrecidas el acceso a pequeños créditos para dar impulso a sus economías familiares, personas que de otra manera no hubieran tenido acceso a préstamos de la banca tradicional. Estos microcréditos se usan como herramienta al desarrollo, con la intención de reducir la pobreza y la vulnerabilidad de los más desfavorecidos, empoderando principalmente a mujeres, siendo ellas el motor del crecimiento económico en los países más pobres, donde el 80% de la economía informal está en sus manos.

S-21. La antesala de la muerte

Fue en 1975, tras la entrada victoriosa de las tropas de los Jemeres Rojos en Phnom Penh, cuando las fuerzas de seguridad de Pol Pot tomaron el instituto Tuol Svay Prey. Este instituto, uno de los más prestigiosos de la ciudad, situado en pleno centro de la capital camboyana fue convertido en prisión. Un doble muro de hierro ondulado, vallas electrificadas, ventanas con barras de hierro y aulas transformadas en celdas de una cárcel de exterminio conformaron este centro de tortura llamado Prisión de Seguridad 21.

Vidas internas

El trabajo doméstico así como el cuidado de personas dependientes es uno de los principales nichos laborales donde las mujeres migrantes logran hacerse un hueco. Una gran parte lo hace como cuidadoras internas, veinticuatro horas de jornada de trabajo y algunas veces hasta siete días a la semana, viviendo en el domicilio de la persona dependiente, donde la frontera entre sus labores no está clara. Jornadas tan extensas que casi no dejan espacio para tener vida social ni la posibilidad de buscar otras oportunidades, reforzando así un estereotipo en una sociedad que cree que han nacido para desempeñar este trabajo.

Sahara.
El psiquiátrico sin rastro

Es el Mártir Messud, un centro para enfermos mentales olvidado en el Sahara, situado entre los campamentos de refugiados saharauis de Rabuni y Dajla, en Argelia. Fue construido por la República Árabe Saharaui Democrática en 1982. El asentamiento más cercano es el campamento de refugiados de Esmara, a unos veinte kilómetros. Este psiquiátrico se ha convertido en un centro aislado en pleno desierto, con un aspecto fantasmagórico, precarias instalaciones y una deficitaria atención médica.