Aprendiendo un camino diferente

La mujer es fundamental para el desarrollo de las zonas rurales y las economías de los países. Son una fuerza silenciosa a la que es necesario empoderar, ya que a menudo trabajan más horas que los hombres, soportando además la carga de cuidar del hogar y de la familia.